magnify

Documentos

Marco legal y textos referentes

El cumplimiento de los objetivos y la misión de Enda El Alto determina la necesidad de trazar un camino guiado, por los planes, ideas, valores y estrategias tanto del Gobierno de Bolivia, del Gobierno Departamental del Departamento de La Paz, del Gobierno Municipal de la ciudad de El Alto, como de la cooperación para el desarrollo, por tanto son una constante referencia:

La Declaración Universal de Derechos Humanos (1948) que reconoce la pobreza como negación de derechos fundamentales.

La Declaración sobre la eliminacíon de la violencia contra la mujer (1993) que se presenta como el instrumento internacional protogiendo las mujeres y las niñas de todo acto considerado como violento en el marco de la vida pública tal como lo de la vida privada.

La Convención de los Derechos del Niño de (1989), reconoce protecciones, necesidades y derechos especialmente enunciados.

• Conferencias Mundiales sobre la Mujer, siendo la más relevante la cumbre de Beijing (1995), que incorpora a la agenda del desarrollo objetivos y líneas de actuación específicas para lograr la participación de la mujer en los procesos de desarrollo y equidad de género entre hombres y mujeres.

La Declaración del Milenio (2000) y en particular los Objetivos de Desarrollo del Milenio que establece metas a alcanzar en un plazo determinado al 2015 y de la que participaron actores públicos y privados.

• El Plan de Desarrollo Nacional de Bolivia 2010 – 2015

• Ley integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia – 9 de marzo de 2013 descargar

• Ley integral contra la trata y el tráfico de personas –  N°263 – 31 de Julio del 2012 descargar

Metodología de intervención en los centros terapéuticos

También quisiéramos proponerles aquí los prótocolos de atención del Centro Minka así que de la Casa Fraternidad. Esos documentos  ofrecen una descripción de la metodología de intervención en cada uno de los centros de atención de Enda El Alto.

La Casa Minka recibe niñas y adolescentes mujeres víctimas de violencia y desarrolla estrategias terapéuticas basadas en un trabajo sobre la experiencia de la violencia teniendo como objetivo su superación, para que las residentes del centro puedan al fin de la intervención terapéutica seguir un desarrollo personal y emocional normal y equilibrado. El tratamiento empieza con una fase de Comunitarización después de la cual se realicen un Diagnóstico Clínico  Psicológico, una evaluación psicológica, una evaluación social así que la implementación de varias actividades socio-educativas. Luego de la determinación del caso por  parte del equipo de terapéuticos, se decide si la niña o adolescente podrá reintegrar un espacio familiar o otra institución.

La Casa Fraternidad del otro lado, alberga adolescentes mujeres con problemas adictivos o/y trastornos comportementales disociales y tiene por consecuencia un protocolo de intervención distinto del de la Casa Minka. Efectivamente el proceso es divido en tres fases principales. La primera fase de Acogimiento tiene como objetivo la aceptación del tratamiento terapéutico. Luego, la segunda fase de comunitarización se concentra en la problemática personal de la niña, enfocándose en estrategias de desarrollo personal y en la prevención de recaídas. Finalmente, la última fase de reintegración social busca el fortalecimiento de las herramientas de protección social desarrolladas durante las fases previas.