Un mes con Lydiane alrededor del mundo

Es el 13 de mayo de 2015 que Lydiane St Onge, de Quebec, 27 años, nómada viajando por el mundo y adicta a los deportes extremos, llega a Enda El Alto para visitar la asociación y explorar el trabajo y la forma en que podría involucrarse.

Su historia…

La historia de Lydiane hace soñar a muchos, ya que con unas 50.000 personas que la siguen en la Internet, se ha convertido, en el espacio de sólo 2 años, en un rostro reconocido en Quebec. Es en 2013 que ella se atreve a dejar todo en su vida, su trabajo, su casa y todo lo que tiene, para ir al descubrimiento del planeta y a vivir su aventura que siempre soñaba sin apego y sin límite. Rápidamente se convirtió en una celebridad por su audacia, su sencillez, su generosidad y su deseo de compartir sus experiencias, sus descubrimientos, sus encuentros y sus consejos. Luego, fue contactada por una compañía de producción de televisión y así comenzó una nueva aventura como embajadora trotamundos y desarrolló un programa de televisión que la sigue en sus viajes alrededor del globo. Este programa se transmitirá a partir del 26 de agosto de 2015 en Evasión, un canal de Quebec.

logo lydiane autour du monde

Sus primeros pasos para Enda El Alto…

Cuando Lydiane llegó a Enda El Alto, llena de energía y de buena voluntad, fue sorprendida inicialmente por la condición de la mujer en Bolivia, los altos índices de violencia contra las mujeres y los niños en particular en la ciudad de El Alto, las historias de vida de todas las participantes de ambos centros terapéuticos de Enda El Alto, pero también muy impresionada por el trabajo realizado en estos centros para ayudar a estas niñas víctimas de violencia y adolescentes en situación de calle. Rápidamente, Lydiane se sintió involucrada y deseó participar en la vida cotidiana de las participantes. Así Lydiane, acompañada por su equipo, llegó un viernes para ayudar a preparar la cena (la famosa sopa de maní – un plato tradicional boliviano) y compartir una pijamada con todas las chicas. Al día siguiente, después del desayuno se han puesto al trabajo, como el sábado es el día en el que las niñas lavan su ropa. De hecho, en Bolivia no es muy común tener los recursos para pagar una lavadora (recuerde que el 66% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza), por lo que en los centros de Enda El Alto, las participantes lavan su ropa a mano y es a menudo el escenario de buenos momentos en el patio soleado y de pequeñas peleas de agua.

Sus momentos con las chicas…

Tras el taller de producción audiovisual que las niñas y adolescentes de Enda El Alto habían seguido con COMPA – Teatro TRONO, un centro cultural de El Alto, se ha organizado una tarde de difusión de los dos cortometrajes realizados, a la que Lydiane vino a asistir. No se trataba solo de ver estos videos para las chicas, pero sobre todo de ver el fruto del trabajo que habían logrado, los esfuerzos que habían reunido, los vínculos que habían soldado y las oportunidades que se abren a ellas cuando se dan cuenta de sus capacidades. Para las niñas, mostrar estos videos y compartir ese momento, era un verdadero orgullo. Un evento muy emotivo y significativo para todas las niñas, los voluntarios y el personal de Enda El Alto, al que han asistido Lydiane y su equipo.

Su generosa sorpresa…

lydiane zooUno de los momentos más destacados del voluntariado de Lydiane en Enda El Alto, era la salida que deseó organizar y ofrecer generosamente a las 15 participantes del Centro Minka. Una mañana, Lydiane llegó con su gran sonrisa y les dijo a las chicas que iban a pasar el día en el zoológico de Mallasa, al sur de La Paz. Después de una bajada por el teleférico de las más agitadas, ya que la mayoría de las chicas tomaban el teleférico por primera vez en sus vidas, Lydiane acompañada de las niñas llegaron a Mallasa, de altura 3200m donde hace mucho más calor que en la ciudad de El Alto, y casi todas venían al zoológico por primera vez. En el parque entre el puma, la llama, el león, el cóndor y otros animales desconocidos, las chicas han aprovechado la oportunidad para jugar, disfrutar del sol y del buen estado de ánimo y sobre todo para aprender sobre la vida de estos animales. Al igual que con todos los niños, hay que alimentar a las niñas para recargar las baterías y eso, Lydiane lo había previsto ya que en su mochila había traído frutas, verduras y galletas. Después de visitar el zoológico, Lydiane invitó a las chicas a comer su plato favorito: el pollo. Y para digerir todo esto, Lydiane las llevó a un parque en el que han podido correr, jugar, saltar y pasar toda su energía. La vuelta por el teleférico fue mucho más tranquila ya que todas se durmieron tranquilamente después de haber agradecido a Lydiane por este maravilloso día.

Sus regalos…

11074316_845071078916204_4230322134491063242_oEl Año Nuevo Aymara llegó en Enda El Alto con una agradable sorpresa. De hecho, antes de regresar a Quebec, Lydiane volvió para entregar una caja de ropa que había recogido a través de la generosa donación de la compañía de Montreal, EVERYDAY SUNDAY. Es con dolor en el corazón, que Lydiane abrazó a las chicas por última vez, dejándolas caramelos y fotos de recuerdo a cada una y se fue a nuevas aventuras.

Hoy en día las participantes, bien abrigadas gracias a la ropa calurosa de EVERYDAY SUNDAY, guardan en sus corazones estos hermosos momentos compartidos. Todo el equipo de Enda El Alto agradece a Lydiane alrededor del mundo, a su equipo y a sus socios, por su donación, su tiempo, su generosidad y por todas las sonrisas que han puesto en los rostros de las chicas.